Blog

Consejos para combatir el estrés

IMG_20170715_230354Paseando por las calles de Barcelona me encontré con el cartel que ilustra este artículo. Tomé la foto pensando que estaría bien tratar el tema del estrés, pues es uno de los motivos más habituales para acudir a la consulta. El estrés procede de casi todos los aspectos de nuestras vidas. Por suerte, hay métodos para mantener la calma y sentirnos de nuevo revitalizados y frescos.

Aquí os expongo 4 consejos para aliviar el estrés.

1. ¿Dónde se localiza tu estrés?

El estrés sucede en tu cuerpo. La próxima vez que estés estresado, presta atención a tu cuerpo. Intenta identificar qué zona de tu cuerpo está alterada debido al estrés. ¿Tu pecho? ¿Tu mandíbula? Antes de que puedas hacer algo sobre tu estrés, tienes que averiguar dónde se encuentra.

2. Céntrate en ti mismo

Cuando te des cuenta de que estás en un estado de estrés, lo primero que debes hacer es reencontrarte con tu cuerpo. El foco que ha originado tu estrés seguro que está en el exterior pero se está gestando y experimentando de forma negativa dentro de ti. Por ello, lo más importante es reorientarte a tu cuerpo para volver a centrarte y llegar a la tranquilidad.

Empieza por sentir tus pies y tus piernas. Observa cómo se sienten y dónde están en el espacio. En segundo lugar, encuentra sus brazos y manos. Una vez más, sólo observa como están. El siguiente paso es revisar y encontrar la columna vertebral, el cuello y la cabeza. Tras esta revisión del esquema corporal, respira profundamente y deja que la sensación se expanda desde tu pecho hasta las piernas, los pies, los brazos, las manos, la columna vertebral y la cabeza. Tras 4 ó 5 respiraciones deberías ir sintiendo mayor tranquilidad y tu cuerpo más centrado. Es una técnica fácil de aplicar. Pruébala.

3. Comienza tu día centrado

Cambia tu rutina nada más empezar el día. Seguro que tienes automatizada una forma de proceder nada más levantarte de la cama. Pues eso es lo primero que tienes que cambiar. Cuando te despiertes date un pequeño homenaje y sé tú mismo tu centro de atención. Revisa tu esquema corporal como has leído en el punto 2 para que empieces el día de forma más saludable. Después del ejercicio revisa si puedes cambiar algo del día que creas que pueda resultar estresante.

4. Refuerza la centralización de la atención en tu cuerpo antes de abordar tareas desagradables

A pesar de que lo ensayaste por la mañana, justo antes de cada tarea estresante para y centrarte de nuevo. Por ejemplo, un buen momento para hacerlo es justo antes de llamar a la puerta del despacho de tu jefe para reunirte con él.

Pon en práctica estas estrategias. Seguro que saldrás ganando.

Más artículos