Psicología

Trastorno obsesivo compulsivo

Una forma práctica de describir el TOC sería diciendo que es similar a las supersticiones, los rituales o las cartas del tarot. El trastorno obsesivo compulsivo se basa en creencias mágicas que no tienen sentido en la realidad.

Generalmente el TOC o trastorno obsesivo compulsivo, se compone de dos partes. En la primera la persona tiene obsesiones en forma de pensamientos perturbadores, imágenes o impulsos que se meten en la mente aunque la persona no quiera. Y, aunque la persona piense que son ideas sin sentido, estas se repiten una y otra vez. Las obsesiones pueden tomar muchas formas diferentes. Las personas pueden tener pensamientos de contaminarse, de hacer daño a los demás, de carácter sexual, religioso extremo… Es importante tener presente que en el caso del TOC, quien lo sufre no tiene ningún tipo de deseo de actuar movido por estos pensamientos. La repetición de estas obsesiones es lo que lleva a la persona a sufrir compulsiones, que son la segunda parte del trastorno. Las compulsiones son impulsos irresistibles que el paciente tiene, comportándose de una determinada manera una y otra vez.

Dependiendo de los casos, hay veces que los rituales (se llaman así las compulsiones que realizan) ocupan buena parte del día. Cuando la persona tiene un pensamiento que produce ansiedad o angustia, la «voz interna» del TOC dice que tiene que repetir una determinada acción una serie de veces para que el pensamiento desaparezca. Realizar estos rituales genera muchas veces frustración o vergüenza y supone una gran pérdida de tiempo, pero es el mecanismo que emplean para reducir la ansiedad que va asociada a estos pensamientos intrusivos.

En cuanto al tratamiento, desde la consulta se apuesta por el método que más eficacia ha demostrado a lo largo de los años: la exposición con prevención de respuesta. Este método pretende exponer al paciente a los pensamientos o situaciones temidas, evitando realizar los rituales habituales con ayudas y estrategias que se ofrecen a lo largo de las sesiones.

Blog