Psicología

Insomnio

El insomnio es el trastorno del sueño más común en nuestra sociedad. Hace referencia a la dificultad en poder conciliar el sueño y mantenerlo, haciendo que las horas reales de descanso sean muy reducidas y durante el día se esté muy fatigado y eso interfiera en el ritmo de vida. Las personas que padecen insomnio pueden mostrar síntomas como fatiga, irritabilidad, debilidad y lentitud de pensamiento. Es muy común también que personas con ansiedad o depresión también tengan dificultades a la hora de descansar. El insomnio afecta tanto a mujeres como hombres de todas las edades. Sin embargo, se observa más en las mujeres y en especial en las personas mayores.

Podemos diferenciar entre dos tipos de insomnio:

  • Insomnio de inicio, en el que hay dificultades para empezar a dormir. Se considera que es problemático cuando se tarda más de 30 minutos en dormirse.
  • Insomnio de mantenimiento, que hace referencia a las dificultades en mantener el sueño, haciendo que la persona se despierte varias veces a lo largo de la noche y que le cueste dormirse de nuevo.

A veces el insomnio es como un pez que se muerde la cola, ya que la ansiedad que puede causar anticipar las dificultades de dormir, reduce las posibilidades de conciliar el sueño.

El tratamiento del insomnio que se lleva a cabo desde la consulta es del tipo cognitivo-conductual. Durante las sesiones se facilitan una serie de pautas y rutinas a la hora de acostarse que permiten adquirir unos buenos hábitos y una higiene del sueño adecuada. Por otra parte, también se hace un entrenamiento en técnicas de relajación para facilitar el proceso. Además, hay que tener en consideración que, en ocasiones, el insomnio es causado por un problema identificable y es preferible afrontar este problema en primer lugar. No eliminar la causa puede dificultar la recuperación de un sueño del todo reparador.

Blog