Psicología

Apoyo al cuidador

En pleno siglo XXI son muchas las familias que tienen un familiar con alguna enfermedad de demencia o alguna otra afectación neurológica. Sea como sea, es necesario que cada familia pueda comprender las diferentes alteraciones o situaciones en que se puede encontrar a la persona afectada y que el cuidador sepa cómo actuar ante los posibles problemas que pueden surgir. Ninguno de nosotros ha nacido preparado con las herramientas necesarias para afrontar este tipo de situaciones que pueden llegar a ser tan complicadas.

Cuando cuidamos de alguien cambiamos, sin pretenderlo, muchos aspectos de nuestra vida. En muchas ocasiones estos cambios originan lo que se llama el síndrome del cuidador. Este trata de un conjunto de síntomas emocionales (irritabilidad, depresión, ansiedad), físicos (fatiga, cansancio, insomnio) y conductuales que sufre la persona cuidadora, en muchos de los casos debido a la sobrecarga que supone cuidar. Nuestro entorno también puede resentirse y, de hecho, son muy frecuentes los problemas a nivel familiar y laboral.

Es por ello que desde la consulta se ofrece:

  • Psicoeducación: asesoramiento e información de la patología.
  • Formación del cuidador: en la que la intervención se realiza de forma individual, dotando el cuidador de estratégias y herramientas que permitan una mejora de los cuidados que ofrece a la persona afectada. El familiar es quien mejor conoce a la persona que cuida y es quien podrá también ayudar a promover los cambios y a modificar las costumbres y rutinas que no resultaban del todo asertivas.

 

Blog