Neuropsicología

Dislexia

La dislexia es el problema para aprender a leer de forma fluida y correcta que presentan algunos niños con un coeficiente intelectual normal y que no sufren otros problemas físicos o psicológicos que puedan explicar esta dificultad en la lectura.

Según algunas estadísticas extraídas de estudios realizados en el estado, la dislexia afecta aproximadamente a un 10% o 15% de la población escolar y adulta, en igual medida a niños y niñas.

La dislexia es un problema de carácter crónico, lo que implica que las dificultades lectoras, en mayor o menor medida, se mantendrán a lo largo de la vida. Es por este motivo, que el tratamiento que se propone va dirigido primeramente a que el niño adquiera una comprensión lectora correcta y, en la medida de lo posible, se procurará incrementar en lo posible la velocidad lectora. Esto se realiza a través de varios entrenamientos y ejercicios que van dirigidos a unos objetivos más específicos:

  • Adquirir conciencia fonémica, la cual nos permitirá combinar de forma adecuada los sonidos de las letras para interrelacionar correctamente.
  • Trabajar las unidades básicas de las palabras y adquirir la conciencia silábica.
  • Mejorar en la medida de lo posible la fluidez verbal.
  • Trabajar la autoestima, la ansiedad y la preocupación que pueda presentar el niño debido a la dislexia. No debemos olvidar que hay bastantes casos en los que se presentan estos síntomas. De forma recurrente, en la escuela, los niños se ven empujados a mostrar en público su dificultad a la hora de leer en voz alta.

Para abordar estas dificultades se realizan ejercicios que implican el movimiento del cuerpo y el uso de papel y lápiz, así como del ordenador. Sin embargo se proponen una serie de tareas y actividades que se realizarán en casa de forma diaria, ya que el tratamiento sigue llevándose a cabo de forma continua fuera de la consulta.

Blog