Neuropsicología

Estimulación cognitiva

Con la estimulación cognitiva se pretende, preservar y mantener tanto tiempo como sea posible funciones como la memoria, el lenguaje, la organización, la atención o las capacidades perceptivas, al tiempo que repercute en una mejora de la calidad de vida.

En el caso de las enfermedades neurodegenerativas como lo son la enfermedad de Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple… se producen afectaciones de las funciones cognitivas que van disminuyendo con el paso del tiempo. Ante esta realidad, se ha demostrado que realizando una serie de actividades se puede conseguir que este declive se produzca de forma más progresiva y que la persona pueda mantener la autonomía personal durante más tiempo.

En los países como el nuestro, las demencias no son solo enfermedades prevalentes, sino que también se han convertido en un importante problema sociosanitario, como demuestra su cuarto lugar como causa de la pérdida de años de vida debido a la discapacidad. Las predicciones indican que la situación no mejorará ya que las proyecciones realizadas para el año 2050 auguran que la prevalencia actual se cuadruplique.

Dentro de las demencias, la más frecuente es la enfermedad de Alzheimer seguida de la demencia vascular. En términos generales, la prevalencia de demencia se sitúa por debajo del 2% en el grupo de personas mayores, de edades comprendidas entre 65 y 69 años; Este valor se duplica cada 5 años y es alrededor del 20% en el grupo de 80 a 84 años, llegando a valores del 30% por encima de los 90 años. En España, las tasas de prevalencia para mayores de 65 años se sitúan entre el 5,2% y el 16,3%, llegando al 22% en hombres mayores de 85 años y el 30% en mujeres.

Blog